sábado

Al Principio y al Final... UNO

Son pocos los que cruzan la Puerta. La mayoría arriban al umbral creyendo haber cumplido con el Camino, pues han llegado a la "meta" y vuelven a sus vidas cotidianas sin apenas intuir que al otro lado se hallaba el Jardín...

No importa que en los tableros con los que hemos jugado de pequeños ya no encontráramos la Última Casilla... Centro geométrico de la sagrada Espiral...

No importa que la Oca de la Puerta (una Oca 9) ocupe ese Centro ni que se la reste de las cábalas dejando a trece hermanas huérfanas a merced de otros simbolismos, que aunque válidos para muchos, merman de forma evidente el complejo contenido esotérico de este Juego.

Tampoco importa cuánto tardemos en descubrir el Jardín que se esconde tras la Puerta... Porque en el Camino de la Oca todos, tarde o temprano, llegamos al Innumerable Centro...
Al Uno.

Ideas demasiado heréticas para un año como el de 1215...

Algo más sobre el 64...

"(...) En primer lugar, la división de la espiral en 64 casillas (incluída la viñeta central a la que corresponde virtualmente esta cifra) coincide con la del tablero de ajedrez y con la del antecedente del parchís, el caupur, todos ellos basados en el esquema del asthâpada hindú, un diagrama de 8 x 8 cuadrados, del que aquéllas son variantes más o menos complejas; este número 64 es también el de los hexagramas del I Ching cuyas combinaciones, que surgen del “machihembrado” de los dos trigramas básicos, constituyen la totalidad del mundo manifestado.

Del mismo modo se dice que la cifra 63, la totalidad de las “figuras” de la espiral del Juego de la Oca, “es el último número del universo creado, expresa el fin de un ciclo, el cierre de un anillo, el término de una carrera”, y completa el conjunto de la manifestación junto al número 64, que ocupa en el juego la posición central representando la Unidad metafísica (64, por reducción de sus cifras componentes, equivale a 1; 6+4=10;1+0=1). Se podrían aún señalar otras muchas correspondencias, como las 64 puertas del Paraíso de Vaikuntha, morada celestial de Vishnú y equivalente al símbolo cristiano de la Jerusalén Celeste, pero nos limitaremos finalmente a comentar que la cifra que nos ocupa, 64, es submúltiplo del número cíclico fundamental 25920 (el Gran Año pitagórico), que mide la precesión de los equinoccios, lo cual conviene al simbolismo cíclico de la espiral en el juego como representación del mundo manifestado en su doble dimensión de espacio y tiempo.(...)"

Este fragmento del artículo de Antonio Páez: EL SIMBOLISMO DEL JUEGO DE LA OCA, (publicado en TEMPESTAS, Revista de Humanidades Nº 3) se puede leer completo aquí: http://www.viajesconmitia.com/

martes

BIG Huevo... BANG Cósmico...

En algún momento de su breve vida el ser humano se pregunta a si mismo: "¿Quién soy?" La primera gran pregunta que muchos recordamos habernos hecho. Luego y aún sin respuesta, llegan otras preguntas...

El primer problema, y más importante, es la propia existencia de la gran explosión. ¿Qué hubo antes? Si el espacio-tiempo no existía, ¿cómo pudo todo aparecer de la nada? [...] Explicar esta singularidad inicial, dónde y cuándo empezó todo, sigue siendo uno de los problemas más arduos de la cosmología moderna.
Andrei Linde



Así, pregunta tras respuesta nuestros pasos nos llevan cada vez más lejos en el tiempo... Y es en la frontera de nuestra historia más remota donde podemos intuir un Origen común a todos los mitos, artes y ciencias de las culturas nuestro planeta.



"(...)El nacimiento del mundo a partir de un huevo es un mito común a celtas, griegos, egipcios, fenicios, cananeos, tibetanos, hindúes, vietnamitas, chinos, japoneses, poblaciones siberianas e indonesias y aún otros. (...) En el mito hindú, el Huevo Cósmico, incubado por la Oca sagrada Hamsa, se separa en dos mitades para dar nacimiento al cielo y la tierra..."
Antonio Páez

lunes

MADRE TIERRA

...de rostro hierático, noble, soberano, con una expresión "egipcia", faraónica, algo inquietante, a semejanza de Isis y otras Diosas-Madre."
La última Virgen Negra del Temple,1991. Rafael Alarcón

Virgen del Tiro(?), Toledo. (Posible copia de la desaparecida Virgen de templaria de San Miguel el Alto).

Que sea tu voluntad, de brisa y tierra...
Que los brazos de tu amor nunca se agoten...
Que el empuje de tu savia tenga el ansia de cien ríos, del Gran Mar, del cielo abierto.
Que el alcance de tu amparo, sabio y fuerte, acrisole la red de los destinos.
Que tu risa sea risa para siempre...
Que tu mirada engendre bálsamos y vendas, y horizontes de paz y credos nuevos.
En ti se resume la esperanza, pues la eternidad te adorna,
Madre, Gea.
Gabriel Sopeña



Para ver completo: Los Latidos de la Tierra, Guión y Dirección: Sonia LLera

domingo

¿Destino OCAsualidad?

Almuerzo familiar. Año 1967 (aprox.)

Mi padre Juega a ver quién paga la cuenta. Mi madre no da crédito. Y yo, sin dejar el postre, me pregunto intrigada qué hace un Indoeuropeo con una Pata de Oca... pero es que mi padre también sabe hacer el Ganso.

MINERVA

...La que ve en la oscuridad. Sabia Diosa inventora de los Números... y de las Artes y los Oficios.
Atenea nacida crecida y armada, de la cabeza de Jupiter-Zeus, quién padeció terribles jaquecas hasta que el golpe de una labrys minoica asestado por Vulcano-Hefesto, la liberó...
Antigua Diosa-Madre, Señora del Juego, de las Aves y las Serpientes. Y de los Ciclos de todas las cosas.

Minerva desde el taller de Grabado. (Diapo. Enero, 2000)


En el Círculo de Bellas Artes de Madrid, Minerva posa sus 500 kilos de bronce en la azotea del edificio, junto al torreón donde se encuentra el taller de grabado. Desde allí, con su imponente y silenciosa presencia, acompañó cada paso por el "tablero"...

Taller de Grabado del Circulo de Bellas Artes de Madrid.


Y hoy, casi diez años después, puedo pensar que fue Ella la que intervino, arruinando de forma irrecuperable aquella plancha. Me preguntaba entonces cómo había sido posible aquel desatino por mi parte... tantas horas de trabajo perdidas de la forma más absurda... El grabado es mi oficio y lo conozco... Aprendí de los Maestros.

Pero había metido la pata...

Plancha de zinc "quemada". Aún no había descubierto el Jardín Secreto que se esconde tras la Puerta de la casilla 63.


... "Aquel" Juego de la Oca, afortunadamente, no llegó más lejos. Quizás fue entonces cuando, después del caos, empecé a recordar aquella lengua extraña que hablaban las Ocas.

Estampa de la plancha "quemada".


Y seguí metiendo la pata cada vez mejor... Tres años de diálogo con los pájaros de mi cabeza, y la nueva plancha del Juego de la Oca estaba terminada, cromada y lista para estampar la edición.

Fue Ella, también, la que enseñó a las mujeres a hilar y a tejer....

Y yo aprendí a respetar el Ritmo de su Rueca.
 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.