jueves

¡64 son las casillas del Juego de la Oca!

Siento como si me robaran el ¨centro mismo del ser¨ cuando leo por ahí... ¨el juego consta de 63 casillas...¨.
Nadie se atrevería a decir eso mismo de un tablero de Ajedrez, que ha conservado sus 64 casillas intactas gracias a la Geometría del hermético Cuadrado... ...pero la Espiral del Juego de la Oca continúa siendo "mutilada"... Sin la última casilla, perdemos la perspectiva del Juego y su sentido simbólico más profundo... perdemos una oportunidad ¨lúdica¨ para acceder a un Conocimiento que escapa a cualquier religión y que el hombre de la Edad Media comprendió, respetó, sincretizó y transmitió en la concepción de su arquitectura sagrada. Un Conocimiento que la palabra no puede contener y que se expresa a través del Número. Los números del Juego de la Oca no cuantifican las casillas, pero son fundamentales. A la última casilla, en el centro del tablero, le corresponde el 64 pero es la única que nunca se numera. 64 es el UNO y en él se desarrolla el Juego... porque Es el Juego mismo.

5 comentarios:

Rosae dijo...

pero podría ser al revés. Una vez completado el 63 y por tanto el nueve, que cierra el círculo pasamos al 64, o al 10, o al 1... es decir que podemos recomenzar el viaje de nuevo, o tratar de deshacerlo a la inversa, de la misma manera que hacemos con la cábala, que tanto sube como bajan los senderos.

Anónimo dijo...

El 64, solo puede ser admirado con los ojos del alma...nos permite llegar a la meta "final" donde solo los elegidos, tendrán paso despues de haber pagado la moneda a "caronte", y haber podido superar las aguas del lago estigia...esos seran los elegidos para disfrutar de la casilla 64 ;)...

Chema García dijo...

En un círculo nada tiene comienzo ni fin puesto que en cualquier punto el camino empieza y acaba: Es infinito. Pero a la vez inmóvil, puesto que cualquier punto no avanza, no se mueve, no puede escaparse de la misma distancia al centro de la circunferencia, no se manifiesta en el espacio, más que dentro de una forma que le guia y no le deja ser libre. Siempre pasa por el mismo sitio, revive una y otra vez lo mismo sin movimiento sin salirse de su camino trazado. Pero ¿Qué ocurre si a un círculo le das movimiento? ¿Qué ocurre si pasas por el mismo lugar (espacio) pero en distinto tiempo (varias horas, días, meses, años,... después)? Que el espacio se desplazaría en el mismo tiempo, o a distinto tiempo el espacio permanecería en el mismo lugar. Es decir una espiral, cómo en el juego de la oca, marca un movimiento, un laberinto de crecimiento personal que con su movimiento elíptico y superpuesto une el macrocosmos y el microcosmos en cada casilla nueva del juego de la oca. Como ya insinuo Guillermo de OCkhAm en el S. XII: Lo que se afirma es la no existencia de naturalezas o esencias "universales" comunes a varios individuos. "No hay más que cosas singulares que valen por sí mismas". Y puesto que la única forma de llegar a ellas es a través de la experiencia o de la intuición, o de un poco de cada una, según el momento o el lugar; que ese 1=64 por el que comienza y acaba el juego de la Oca nos otorgue un poco de paz y conocimiento. Gracias por enseñarme tan tanto en este pequeño e inolvidable rincón. Gracias Oca!!

Mariam dijo...

64...10...1... Volvemos al 1 desde el O, desde el origen, no vemos la casilla numerada porque la espiral está comenzando otro giro, hacia arriba, y nosotros dentro del primer giro, miramos a la casilla, como el que mira una estrella. Sólo cuando completamos el giro y nos elevamos, vemos el nuevo 1, el nuevo comienzo de otro giro...de otra espiral...otro camino iniciático por explorar...el juego continúa...

David dijo...

Siempre disfruto de los juegos de mesa y me encanta jugar mucho mas a un juego de mesa que a uno en la computadora o en la play. Por eso prefiero llevar a mis argentina viajes algun buen juego o cartas que una consola de videos

 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.