sábado

Y por el camino, las Beguinas...

"El beguinage, antigua comunidad de mujeres con un sentido espiritual y solidario, fue una forma de vida inventada por mujeres para mujeres. No se casaban pero no hacían voto de castidad, eran espirituales pero no religiosas, quisieron vivir entre mujeres pero no ser monjas, quisieron trabajar y rezar pero no en un monasterio, quisieron estar en relación directa con Dios sin la iglesia ni su jerarquía.Las beguinas, están documentadas antes del siglo XII y en Castilla comenzaron a ser llamadas "beatas" que quiere decir "felices" o "bienaventuradas". Pertenecieron a la clase media o popular, vivieron de sus rentas si las tenían, pero sobre todo de su trabajo como costureras o bordadoras, en el copiado y miniado de manuscritos y en la asistencia a moribundos como mediadoras de la muerte.También crearon hospitales para pobres y escuelas de niñas llamadas Amigas, palabra que quiere decir eso mismo "escuela de niñas", y que procede de la palabra amare. Vivieron discretamente en relaciones duales o en pequeños grupos y nunca pidieron al papado que confirmara su forma de vivir ni convivir, tampoco se rebelaron contra la iglesia.
Formaron un movimiento internacional que mantuvo muchos y muy estrechos vínculos entre sí, de palabra y mediante cartas entre amigas o de maestra a discípula. A pesar de que la iglesia las hubiera preferido quietas, viajaron mucho. Viajaban en peregrinación o para visitarse y conocerse entre ellas, por lo general no iban por el camino más corto, sino dando rodeos para visitar cosas o para encontrar hospitalidad. Por ejemplo, está documentada una sor Clara que, con una compañera, viajó a Roma, viaje que duró al menos siete años.Y escribieron, tuvieron una familiaridad especial con eso que se suele llamar dios al no mediar entre ellas ningún servidor de la iglesia, siendo teólogas conocedoras de Dios. Algunas beguinas inventaron en el siglo XII una forma importantísima de mística y de expresión de amor a Dios en su lengua materna en lugar de en latín. Esta innovación les llevó a tener dificultades con el poder eclesiástico.
Hadewijch de Amberes escribió sus visiones, poemas y cartas, fue perseguida y encarcelada. Margarita Porete, que escribió su hermoso libro El espejo de las almas tristes, fue condenada por la inquisición."
M. Milagros Rivera, del libro, "La diferencia sexual en la historia".

Cada mujer libre, consciente y "divina", es el triunfo de todas las que buscaron poder ser libres, de las que sospecharon que poseían consciencia propia, que descubrieron que esa consciencia poderosa era lo Femenino y que en el reflejo del fondo de la marmita, descubrieron que eran Divinas. Por todas las "hermanas" del pasado que acusadas de brujas, putas, estériles, adúlteras, herejes o endemoniadas no disfrutaron libremente del orgullo y el placer de ser Mujer... por todas ellas "vivamos" (ya somos)... Libres, Conscientes y Divinas...

5 comentarios:

symart dijo...

Esta claro: a los 60, me voy a vivir en Montsegur, con 2 cabras y una gallina. Y te vendras conmigo patita, podremos comer queso fresco y verduras de nuestro huerto. Nos llamaremos la Don Simonas...

Alkaest dijo...

“Si alguna mujer aprende tanto como para escribir sus pensamientos, que lo haga y que no desprecie el honor sino más bien que lo exhiba, en vez de exhibir ropas finas, collares o anillos”. Cristina de Pisán, Venecia (1364-1430).
Cristina fue poeta, prosista y humanista. Es una de las primeras referencias conocidas del pensamiento igualitario entre sexos. Culta, valiente, plena de talento y espíritu solidario, inició un debate –la “querelle des dames”- con los sabios más afamados de su época, en torno a la condición femenina. Alcanzó popularidad suficiente para conseguir el apoyo de muchos nobles de ambos sexos, incluidos los monarcas. Defendió con lógica y sensatez que las mujeres podían ser inteligentes, virtuosas y valientes, y no necesariamente estúpidas viciosas como tantos tratadistas misóginos sostenían. Defendió a las mujeres en obras como el Roman de la Rose, Epístola de Amor, La ciudad de las damas y su autobiografía La visión de Christine (1405).
Ojalá se de a conocer algún día el trabajo de tantas precursoras, que reclamando un lugar digno para la mujer devolvieron un poco de dignidad al género humano.
Alkaest.

ciudadanoe dijo...

ya te tengo fichada ;-) te meto en mi blogroll para segurte de cerca. ha sido una experiencia muy bonita el conocerte, mujer.

patadeoca dijo...

Gracias ciudadanoe!
Yo també te sigo... me gusta asomarme al mundo desde mi cueva través de la ventana de tu blog.

Mariam dijo...

La primera beguina de la historia: Hildegard von Bingen...la pata de Oca también asomaba debajo de sus sayales de abadesa...acercó lo feminino a la iglesia católica, fue vidente, herborista, consejera...y una gran compositora musical, sus obras me siguen poniendo los pelos de punta al igual que sus escritos e ilustraciones...

 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.