martes

Tras las huellas de la Reina Pedauque

De Toledo a Toulouse... Del año 2007 al siglo IV a.c.
Camino de vuelta del Reino Visigodo.
Del Tajo a La Garonne viajan, a lomos de wouivre, dos "amigas felices" en busca de una mítica reina con un "pie de oca". Ellas aún no lo saben pero van a reencontrarse con una parte de sí mismas.Colgante hallado en un chamarilero de Toledo, meses antes de viajar a Toulouse.

Y en San Sernin nos esperaban nuestras Madrinas occitanas... Cómo se puede apreciar, amantes de la Garbure y la Cassoulet y seguro que también del vino caliente y especiado.
Creo que después de Lilith, ( y quién sabe si a causa de la reputación que se ganó) ninguna a vuelto a mostrar su "pie deforme". Con el vestido largo o la zapatilla puesta, siempre ocultando la evidencia para sobrevivir y poder preservar su "secreto" en un mundo que se volvió hostil.
Rue Saint-Charles, Toulouse.

Pero nos siguen dejando sus huellas para decirnos muchas cosas... entre ellas, que ya podemos descalzar nuestros pies. Y "Ellos", los Jars, hijos también de la Madre-Oca, deberían hacer otro tanto, porque los hombres "pattés", súbditos y Maestros de obras de la Reine Pèdauque, siguen caminando por las rutas más ocultas, y cómo "Ellas" son pocas las veces que se muestran.

4 comentarios:

Symart dijo...

Oyé, y una foto de la Gabure, con la cuchara que no se mueve??
Te quiero mucho, patita!

Alkaest dijo...

El colgante toledano, moderno o no, contiene símbolos muy antiguos. Esas mujeres a caballo, quizá no sean mujeres... ¿No te recuerdan más a sirenas? Fíjate bien en la parte inferior de sus cuerpos, si la mayor hasta parece tener escamas (aunque el metal está desgastado).
En cuanto a los Compañeros Constructores, sus huellas más claras -sí, no es equivocación,las más claras- son las que nos dejaron esculpidas en la piedra de iglesias y catedrales. Ese impresionante capitel de Toulouse, con las "Damas-Lilith" -¿medio descalzas o medio calzadas?- es un estremecedor ejemplo. El conocimiento ancestral y el espíritu de los Antiguos habla a gritos desde el.

patadeoca dijo...

Cierto Alkaest! ¿Pero acaso no son las Sirenas aspectos del mismo Femenino, de la Diosa-Madre? Cuando lo encontré lo que más me llamó la atención fueron esas fustas o cetros que llevan las dos... mientras escribía lo de "amigas felices" y pensando en las viajeras beguinas, me vino a la cabeza el colgante, así que ha acabado ilustrando un viaje de lo más "simpático".

Esa "piedra", una joya... no sabes cómo me alegro de esa costumbre de los Compañeros Constructores de contarlo todo en las piedras... Gracias por la pista, frère Jacques, pues fue un momento muy especial... vernos allí a las dos, todavía perdiendo plumón, ante dos grandes damas de la Diosa... con sus bellos gorritos y esos leones? ¿Y que pintan los leones en todo esto?

Pero para huellas, las de la acera... Allí estaban, el último día, cuando ya nos íbamos al aeropuerto y después de descubrir que en Toulouse poco o nada se conoce de la Reine Pedauque... Un asombroso regalo y una prueba más de que ese conocimiento ancestral sigue vivo no sólo en la piedra, sino también en la magia de esos pequeños milagros, cada vez más cotidianos. La Antigua Diosa sonríe...

Rafael dijo...

¡Me pides que en un párrafo te resuma siglos de simbolismo! Bueno te daré una leve pincelada, que seguro te gustará si adivnas por dónde voy. En Egipto había dos Diosas Madre con cabeza de leona: Mut, en el sur, y Sekhmet, en el norte. Ambas eran llamadas "Señora de la Vida", se les atribuía el poder de proteger las almas de los difuntos contra los demonios del mundo subterráneo. Los amuletos de ambas Diosas leonas eran populares entre las madres egipcias. En Grecia, el carro de la Diosa Madre Cibeles era tirado por leones, símbolo de su amorosa energía benéfica. En el Tibet se adora todavía (al menos hasta la invasión china se adoraba) a las Ka-gro-Mha, Diosas con cabeza de leona, que danzan desnudas sobre los cadáveres humanos para devolver su energía a la tierra y reintegrarlos al ciclo cósmico de la vida. En Asiria y Caldea, a la Diosa Madre Isthar le estaban consagrados los leones, como símbolo del amor productor de vida... Etc, etc. Conclusión gozosa: ¡La Religión Antigua tenía Diosas Leonas junto a los dioses leones! Y es que la Gran Madre, es más grande de lo que imaginamos.
Salud y fraternidad.

 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.